Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Textos de análisis de coyuntura Artículos de análisis de los procesos electorales 2006 y 2012 en México Las secciones electorales irregulares (SEI) <2012
« Julio 2018 »
Julio
LuMaMiJuViDo
1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031
Entrar


¿Ha olvidado su contraseña?
¿Nuevo usuario?
 

Las secciones electorales irregulares (SEI) <2012

Las secciones electorales irregulares (SEI) <2012

Alfonso Velasco Hernández

 

A modo de introducción

El 14 de febrero de 1992 la Comisión Nacional de Vigilancia del Registro Federal de Electores (RFE) acordó mantener la distritación de 1991 para el proceso electoral de 1994, realizándose una nueva distritación en el periodo de 1995-1996, misma que estaría vigente para los procesos electorales de 1997 y 2000. De acuerdo al Censo de Población del 2000 se debió establecer una nueva distritación para los procesos electorales de 2003, 2006 y 2009, pero, en enero de 2002 el Consejo General del IFE acordó:

 

“…diferir hasta después de las elecciones intermedias de 2003 la realización del nuevo proceso de distritación, debido a que en 1996 se había realizado un proceso de revisión y ajuste para la distribución de los 300 distritos uninominales y la reconfiguración de las cinco circunscripciones plurinominales.”[1]

 

El argumento: debido a que en 1996 se había realizado un proceso de revisión y ajuste para la distribución de los 300 distritos uninominales, no justifica el que se haya mantenido una distritación distinta a la que le correspondía al proceso electoral de 2003, cuando el artículo 53 constitucional no hace excepción alguna respecto a la demarcación territorial -esta debe determinase de acuerdo al último de Censo de población-, por lo que es infundado el argumento de que en 1996 ya se había realizado un proceso de revisión y ajuste. No basta con esa explicación la cual viola la ley. Llama la atención como las autoridades electorales “flexibilizan la ley”, es decir, como la autoridad electoral viola legalmente la ley. La demarcación territorial para el proceso electoral de 2003 le correspondía el censo del 2000 y no la de 1990. Para el proceso electoral 2003 la “población total aproximada” era de 100 millones 951 mil 397 habitantes, cuando el censo de 1990 presenta una población total de 81 millones 249 mil 645 habitantes, teniéndose una diferencia de 19 millones 701 mil 752 habitantes. Lo que implica realidades demográficas distintas. Pese a ello se mantuvo la distritación de 1995-1996 para dicho proceso electoral ¿por qué? En noviembre de 2003 los nuevos integrantes del Consejo General del IFE dieron cumplimiento al citado acuerdo de 2002, esta distritación también correspondió para los procesos electorales de 2006 y 2009. En el caso del proceso electoral 2012 se debió establecer una nueva demarcación territorial de acuerdo al último Censo General de Población y Vivienda realizado por el INEGI en 2010, pese a ello se mantiene la distritación realizada en el 2003. Lo que nos dice de realidades demográficas distintas, esta disposición conlleva la sobrerepresentación del voto no sólo a nivel distrital sino también seccional.

Como ya se ha señalado el territorio nacional se encuentra dividido en 300 distritos electorales uninominales, en el 2009 éstos estaban divididos en 64 mil 934 secciones electorales, para el proceso electoral 2012 comprenden 66 mil 740 secciones. Pese a que en el 2011 se crearon más de mil 806 secciones, se sigue presentando un abismal déficit seccional. Otro aspecto que es de señalar es la cobertura del padrón electoral, en el 2009 la cobertura fue del 99.57%, mientras que al 30 de marzo de 2012 la cobertura es del 93.87%, esto representa que cinco millones 187 mil 748 ciudadanos no recogieron su credencial para votar con fotografía, por lo que no podrán ejercer su derecho a sufragar.

Respecto a la lista nominal: en el 2009 esta fue de 77 millones 482 mil 962 electores, para el 30 de marzo de 2012 la lista nominal es de 79 millones 483 mil 471, pese haber un incremento de dos millones 509 electores, este incremento rompe la tendencia que se viene operándose desde 1994 en que en promedio al año se incorporaban dos millones de ciudadanos al padrón electoral y lista nominal. El cuadro XXXV muestra el padrón y lista nominal por Estado con corte de información del RFE al 30 de marzo de 2012.

 

 

El Estado de México, Distrito Federal, Jalisco, Veracruz, Puebla y Guanajuato en conjunto constituyen una lista nominal de 35 millones 998 mil 411 electores, lo que representa el 45.29% de la lista nominal nacional, asimismo representan 137 distritos electorales uninominales y 25 mil 795 secciones.

 

Clasificación de las secciones electorales

El artículo 191, párrafo 3 del COFIPE establece que la sección electoral tendrá como mínimo 50 electores y como máximo mil 500, a partir de esta disposición se establece la clasificación de las secciones electorales de acuerdo a su fundamento legal.

 

Secciones Electorales Regulares (SERE_30_3_2012)

Debido a que el presente ensayo se realiza en función del corte de información del RFE al 30 de marzo de 2012, denomine a las a las secciones electorales regulares como SERE_30_3_2012. De las 66 mil 740 secciones en que se encuentran divididos los 300 distritos electorales uninominales, 50 mil 877, el 76.23%, corresponden a secciones que cumplen la disposición legal, en conjunto representan una lista nominal de 41 millones 356 mil 860 electores, el 52.03% del listado nominal nacional (cuadro XXXVI).

 

 

Para observar el incremento y decremento de electores que se operan en las secciones electorales se requiere contar con diferentes cortes del padrón que realiza el RFE; en este caso se tomó como base la lista nominal definitiva corte al 28 de mayo de 2009, y se realizo el cruzamiento con los cortes del padrón al 4 de junio de 2010, el del 23 de diciembre de 2011 y el correspondiente al 30 de marzo de 2012. Se eligió el corte del 23 de diciembre de 2011, debido a que en dicho corte se incluyen las nuevas secciones electorales creadas a partir del programa de reseccionamiento realizado en ese año. De las 50 mil 877 SERE_30_3_2012 se consideran únicamente los incrementos y decrementos en términos absolutos operados en el periodo 28 de mayo 2009-30 de marzo de 2012 (cuadro XXXVII).

 

 

El cuadro XXXVII indica que en el periodo de 2009 a 2012, en 32 mil 82 SERE_30_3_2012, el 49.55% del total de secciones a nivel nacional, presentan decrementos desde uno hasta 892 electores, mientras en 18 mil 786 SERE, el 28.14%, presentan un incremento de entre uno hasta 863 electores, sumando un total de 917 mil 953 electores que se incorporaron a la lista nominal nacional.

Respecto a las nuevas secciones es de apuntar: de acuerdo al total de secciones 2009 y 2012 se crearon mil 806 secciones y en el cuadro XXXVII se señala la creación de mil 849 nuevas secciones, aunado a ello, en las SEI_30_3_2012 se presentan una sección creada en 2010 y 34 en 2011 –el caso se abordara más adelante-, por tanto en entre el 2010 y 2011 se crearon realmente un total de mil 884; existe una diferencia de 78 secciones, esto se debe a que las secciones que fueron reseccionadas se eliminaron, y, junto con las secciones que fueron “dadas de baja” por tener entre 23 a 49 electores, dan un total de 78 secciones eliminadas y “dadas de baja”.

También el cuadro nos dice que las secciones electorales urbanas y semiurbanas están siendo espacio receptores de la migración interna, y que en una parte importante del territorio nacional se está convirtiendo en espacios expulsores de población.

 

Secciones Electorales Irregulares (SEI_30_3_2012)

Aunadas a las 50 mil 877 SERE_30_3_2012, se tienen 15 mil 863 secciones electorales, el 23.76%, las cuales están violando la ley al no cumplir la disposición legal de tener más de mil 500 electores, por tanto éstas no deben existir. En conjunto las 15 mil 863 SEI_30_3_2012 representan una lista nominal de 38 millones 126 mil 611 electores, es decir, que una cuarta parte de las secciones electorales a nivel nacional concentran el 47.96% de la lista nominal nacional. Estos datos nos dicen de las dimensiones de la problemática que representan este tipo de secciones. No constituyen un asunto menor ni mucho menos carecen de consecuencias, hablar de un “fuera de rango” minimizan sus consecuencias tanto políticas como legales. Como ya se indico, el artículo 239, párrafo 3, inciso 3 crea las condiciones a la presencia de las SEI mismas que se encuentran violando la ley, y que por ley no deberían existir, pese a ello existen, lo que muestra una vez más las inconsistencias e indeterminaciones del COFIPE. El fraude electoral no consiste única y exclusivamente de operativos como el robo de urnas con arma en mano, de casillas embarazadas, de operación hormiga, del carrusel, etc., en sí, el fraude electoral consiste en violar legalmente la ley, las formas operativas son parte de esa gran estrategia. El fraude electoral no se improvisa se prepara. El cuadro XXXVIII muestra las SEI_30_3_2012 agrupadas por rango de lista nominal.

 

 

SEI_30_3_2012 de 6 a 49 electores

Al 30 de marzo de 2012 el RFE reporta 90 secciones electorales con 6 a 49 electores, y, 15 mil 773 secciones cuyas listas nominales van de los mil 501 a los 20 mil 887 electores. Las SEI se encuentran directamente relacionadas a la sobrerepresentación del voto, y, sobre todo al sobreempadronamiento, con ello la “formula democrática”: un ciudadano un voto es pulverizada. El Sobemp, como ya se dijo anteriormente, no significa que todos esos electores sean falsos electores, pero, sí se crean las condiciones a que parte de ellos lo sean.

Es importante analizar los incrementos y decrementos de electores en las SEI, en donde se deben tratar por separado las SEI con 6 a 49 electores, las que corresponden a las que tienen entre mil 501 a 20 mil 887 electores, las nuevas secciones creadas entre 2010 y 2011. El cuadro XXXIX refiere las SEI que tienen entre 6 a 49 electores.

 

 

Del universo de 90 secciones existe una sección la cual presentan el incremento de un elector, mientras que las 89 restan sus decrementos van de 4 hasta 160 electores, lo que está indicando que no todas estas secciones tiendan a desaparecer debido a la reducción del electorado. 30 SEI muestran la tendencia a la desaparición, no así las 60 restantes, que aunque en el proceso electoral 2012 no cumplen con el mínimo de 50 electores que dispone el artículo 191, párrafo 3 del COFIPE, su padrón electoral oscila entre los 50 a los 117 ciudadanos. Del subuniverso de las 30 SEI, siete manifiestan la tendencia a “desaparecer”, ésta tendencia se presenta en el 2009; cinco SEI manifiestan dicha tendencia, pero, desde el 2010; 13 SEI desde el 2011 y cinco en el actual proceso electoral que muestran una clara tendencia a “desaparecer” (cuadro XL).

 

 

Lo extraordinario de los casos de 2009, 2010 y 2011 es que en el 2011 se realizó el programa de reseccionamiento, en donde se “eliminaron” o fueron dadas de “baja” 12 secciones que se encontraban en esas condiciones. ¿Por qué se ha mantenido éstas secciones electorales cuando están violando la ley, y, por ley no deben de existir?

 

Inc. dec de 15 mil 773 SEI_30_3_2012

Tratar lo referente a los incrementos y decrementos de electores en las SEI se debe realizar en función de términos absolutos y no relativos, debido a que, en este caso, los términos relativos enmascaran la dimensión de la problemática, sobre todo lo referente a los incrementos operados en el periodo de 2009 a 2012, mismos que van de uno hasta 11 mil 802 electores; por ejemplo: la sección 353, distrito 12 del Estado de Nuevo León (19) tenía una lista nominal al 28 de mayo de 2009 de siete mil 897 electores, para el 30 de marzo de 2012 tenía una lista nominal de 19 mil 699, en dicho periodo se operó un incremento de 11 mil 802, siendo el 149.45%. Otro ejemplo, la sección 205, distrito 1 del Estado de Quintana Roo (23) del 28 de mayo de 2009 al 30 de marzo de 2012 se presenta un incremento en la lista nominal del 75.12%, ¿qué representa dicho porcentaje? En el 2009 dicha sección tenía una lista nominal de 11 mil 927 y para el 2012 tiene una lista de 20 mil 887 electores, es decir, se presentó un incremento de ocho mil 960 electores. Un ejemplo más, la sección 578, distrito 1 del Estado de Quintana Roo (23), es un caso por demás especial: en el 2009 tenía una lista nominal de 237 electores, para el 4 de junio de 2010 la lista nominal fue de 514, pero, en el corte de información del RFE del 23 de diciembre de 2011 la lista nominal ascendió a cuatro mil 695 electores, y el corte del 30 de marzo de 2012 reporta una lista de cinco mil 609, es decir, de 2009 a 2012 se presentó un incremento de cinco mil 432 electores, lo que representa el 2291.98% de incremento. Hablar de este tipo de porcentajes no es usual, por lo que se crear confusión, son por estas razones por las que se optó por presentar los incrementos y los decrementos de electores de las SEI en términos absolutos, a diferencia de las SERE las cuales no presentan incremento que rebasen los mil 500 electores en la sección electoral, por tanto no se presentan incrementos superiores al 100%.

Otro aspecto que es de señalar es el referente a que, por extraño que parezca, en el proceso de reseccionamiento de 2011 fueron creadas Secciones Electorales Irregulares (SEI). El cuadro XLII muestra los incrementos operados en las 15 mil 773 SEI_30_3_2012.

 

 

 

Entre el 2009 y 2012 en 11 mil 357 SEI presentaron incrementos de entre uno hasta 11 mil 802 electores, sumando un total de tres millones 159 mil 412 electores; esto representa el 3.97% de la lista nominal nacional; 32 SEI no presentan cambio en la lista nominal; respecto a los decrementos en cuatro mil 381 SEI fueron de uno hasta mil 78 electores para un total de 348 mil 760 electores que causaron baja por algún tipo de movimiento.

Singular atención merecen las nuevas secciones creadas en el 2011, pues, presentan un comportamiento totalmente atípico (cuadro XLIII).

 


 

Como ya se ha mencionado el artículo 191, párrafo 3 del COFIPE estable que la sección electoral tendrá como máximo mil 500 electores, pese al fundamento legal este no se cumplió en el reseccionamiento realizado en el 2011, como así se observa en el cuadro XLIII en donde se muestran 34 nuevas secciones, de éstas, hay nueve cuya lista nominal oscila entre los mil 396 a los mil 485 electores, las cuales cumplían el fundamento legal, pero, fueron creadas prácticamente en el punto de saturación del electorado en la sección electoral, como así lo confirma el corte de información del RFE correspondiente al 30 de marzo de 2012 la lista nominal de éstas secciones, en el lapso de cuatro meses, se incremento y pasaron a conformar parte de las SEI_30_3_2012. Respecto a las restantes 26 nuevas secciones fueron establecidas no cumpliendo lo establecido por la ley de que la sección electoral debe tener hasta mil 500 electores. Esto es un hecho grave, pues muestra que las autoridades electorales violan la ley al crear ex profeso Secciones Electorales Irregulares (SEI). El caso más impactante es el referente a la nueva sección 6290, distrito 28 del Estado de México (15), valga la repetición, creada en el 2011, al corte de información del RFE del 23 de diciembre de ese año, se reporta que la lista nominal fue de seis mil 378, y para el corte del 30 de marzo de 2012 reporta una lista de siete mil 245 electores, en el término de tres meses se opero un incremento de 867 electores. Estas 26 nuevas secciones fueron establecidas fuera de la ley por la autoridad electoral. ¿Este hecho constituye un delito? A este tipo de irregularidades el IFE y el RFE las denominan “secciones fuera de rango”, como se observa no son producto del “crecimiento natural de la población” sino que responden a objetivos específicos. ¿En donde están los análisis de los llamados partidos de “izquierda” sobre estos temas? Es así como se va construyendo el fraude electoral. Estas 26 nuevas secciones confirman y ratifican que el fraude electoral consiste en violar legalmente la ley. ¿Quién puede sancionar este tipo de delitos? ¿El tribunal electoral, el IFE y el RFE? Cuando el juez y la parte es uno, no hay delito que perseguir, porque violar legalmente la ley no implica un delito sino un acto de poder.

 

SEI_30_3_2012 por Estado

A nivel nacional conforman SEI_30_3_2012 un total de 15 mil 863, cifra que representa el 23.77% del total de secciones, sumando una lista nominal de 38 millones 126 mil 611 electores, es decir, representan el 47. 97% de la lista nominal nacional. Estas cifras muestran parte de lo que representan las SEI. Los grandes total suelen enmascarar aspectos que van develándose cuando la escala de análisis es mayor: la escala estatal, distrital y seccional. El análisis de las SEI permite determinar el sobreempadronamiento (Sobem). El cuadro XLIV muestra significativo, en donde la posibilidad de que parte de este sean falsos electores.

 

 

A nivel estatal las SEI van del 15.55% hasta el 66.70% del total de casillas estatales. Como se observa el problema de las SEI no constituye un problema menor, y mucho menos sin importancia alguna, si consideramos a partir del 40.72% un problema serio de saturación del electorado, se tiene que 20 Estados están sobre saturados, esto implica, en conjunto, una lista nominal 29 millones 268 mil 547 electores, presentando un sobre empadronamiento (Sobemp) de 11 millones 489 mil 47 electores, lo que no significa que se trate de falsos electores (Anexo 1). A nivel distrito las SEI presentan el siguiente comportamiento (cuadro XLV).

 

 

Haciendo la consideración del 40.47% como un problema serio de saturación del electorado, se tiene que en 184 distritos electorales se concentran 34 mil 35 SEI, las que representan una lista nominal 50 millones 261 mil 345 electores, teniendo un sobre empadronamiento de 12 millones 74 mil 492 electores, como ya se indico, esta cifra no representa que sean falsos electores, pero se dan las condiciones a que parte de estos sean falsos electores (Anexo 2).

A nivel nacional las 15 mil 863 SEI_30_3_2012 de las cuales 90 tienen entre 6 y 49 electores (anexo 3) y 15 mil 773 van de los mil 501 hasta los 20 mil 887 electores (anexo 4) ¿Cuáles son las implicaciones del Sobemp? El fraude electoral no se improvisa.

Boletas electorales 2012

Para determinar el total de boletas electorales requeridas por tipo de elección, el IFE y RFE hacen una estimación sobre la base de los siguientes datos:

 

  • Listado nominal a nivel de sección, municipio, distrito electoral y entidad federativa.
  • Número de casillas básicas, contiguas y extraordinarias por municipio.
  • Número de casillas especiales por municipio.
  • Total de casillas por municipio.
  • Número de boletas aprobadas para las casillas especiales.
  • Número de partidos políticos o coaliciones participantes por elección.
  • Tiempo estimado de traslado de las boletas electorales a cada una de las entidades federativas.[2]

 

El 2 de abril de 23012 la Coordinación Nacional de Comunicación Social[3] del IFE informaba que se imprimirán 82 millones 678 mil 680 boletas para cada tipo de elección federal (por Presidente de la República, senadores y diputados). En sesión extraordinaria del Consejo General del IFE celebrada el 14 de diciembre de 2011, Acuerdo CG397/2011, acordó en el Quinto punto de Acuerdo, numeral I:

 

Los consejeros presidentes de los consejos distritales del Instituto Federal Electoral, entregarán a los presidentes de mesas directivas de casillas especial, 750 boletas para cada uno de los tipos de elección, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Senadores y Diputados Federales, además de las necesarias para que los representantes de los partidos políticos acreditados puedan ejercer su voto, en los términos señalados en el punto de Acuerdo Sexto.”[4]

 

Y en Sexto punto de Acuerdo se estableció:

 

“A cada uno de los presidentes de las mesas directivas de casillas básicas, contiguas, especiales y extraordinarias que se instalarán en la Jornada Electoral, se les entregarán dos boletas adicionales, a las previstas para los electores en lista nominal, por cada partido político nacional, para que sus representantes debidamente acreditados ante ellas puedan ejercer su derecho al sufragio.”[5]

 

El IFE proyecta el total de boletas a imprimir por tipo de elección, pero, con la información del total de casillas a instalar, básicas, contiguas y extraordinarias; las boletas adicionales asignadas para que sufraguen los representantes de los partidos debidamente acreditados ante las mesas directivas de las casillas y las asignadas a las casillas especiales, así como la lista nominal definitiva en la cual se incluyen a los mexicanos residentes en el extranjero, se está en condiciones de determinar el total de boletas requeridas por tipo de elección. Debido a que en el sexto punto de acuerdo del Acuerdo CG397/2011, se indica que entregarán dos boletas adicionales, a las previstas para los electores en lista nominal, por cada partido político nacional, se presentan dos escenarios:

 

Primero. Los partidos políticos, PAN y Nueva Alianza presentan un candidato a la presidencia; el PRI y el Verde Ecologista formaron una coalición teniendo un candidato a presidente, y en el caso del PRD, PT y Movimiento Social tienen un candidato a presidente, en este caso se trata de dos partidos y dos coaliciones, se estaría hablando de un representan y suplente por partido y coalición. Sobre esta base las boletas adicionales a remitir por casilla serían ocho boletas adicionales:

 

6

 

El total de boletas adicionales que se requieren a nivel nacional es de un millón 816 mil 770, y el Total de boletas electorales requeridas por tipo de elección es de 81 millones 334 mil 425, y, no 82 millones 678 mil 680, por tanto, se presenta un excedente un millón 344 mil 255 boletas.

 

Segundo. Si se considera que hay siete partidos las dos boletas adicionales para que sufraguen en las casillas a las que fueron acreditados, esto representa 14 boletas adicionales por casilla:

 

c

 

El total de boletas electorales requeridas por tipo de elección a nivel nacional es de 82 millones 193 mil 565, y, no 82 millones 678 mil 680, por tanto se presenta un excedente de boletas 485 mil 115.

¿En donde está estos excedentes de boletas electorales? el fraude electoral no se improvisa, se prepara.

 

Conclusiones

Aunque se ha tratado lo referente a los procesos electorales federales presidenciales, por su importancia es de señalar el proceso electoral intermedio de 2009, éste tenía una importancia estratégica fundamental en la consolidación del movimiento encabezado por AMLO. En ese año se opera la crisis interna del PRD, la cual no fue casual, ni se debió a la confrontación de diferentes posturas políticas al interior de ese instituto político. Dicha crisis fue una acción dirigida por y desde el poder, en donde se persiguieron los siguientes objetivos:

 

1.    Ir desgastando y restándole credibilidad al movimiento encabezado por AMLO, disminuyendo así las posibilidades de llegar a la presidencia.

2.    Evitar a toda costa la unidad política de las “izquierdas parlamentarias”.

3.    Con ello la oligarquía mexicana evitó que las “izquierdas” obtuvieran la mayoría de las curules en la Cámara de Diputados, y, de esta manera ir desmoralizando y desmovilizando al pueblo mexicano al no haber avances sustanciales hacia la toma del poder.

4.    Él logró más importante en dicha crisis es el hecho que por primera vez desde 1988, 21 años, se dejó de hablar del fraude electoral, cuando en México el fraude electoral sigue siendo el fundamento de los poderes constituidos: el fraude electoral es consustancial al poder mismo. El objetivo fue borrar de la “memoria colectiva” el espectro del fraude electoral.

 

De la reforma electoral 2007-2008 es de destacar la referente al artículo 28, párrafo 1. En el COFIPE vigente en 1999, el cual permaneció vigente hasta el 2006, dicho artículo y párrafo señalaban:

 

“Para constituir un partido político nacional, la organización interesada notificará al Instituto Federal Electoral entre el 1º. de enero y el 31 de julio del año siguiente a la de la elección...”[7]

 

Con la reforma electoral 2007-2008, el artículo fue reformado de la siguiente manera:

 

“Para constituir un partido político nacional, la organización interesada notificará ese propósito al Instituto Federal Electoral en el mes de enero del año siguiente al de la elección presidencial...”

 

Es decir, que antes de la reforma cada tres años, al finalizar el proceso electoral correspondiente, una organización interesada podía notificar al IFE su intensión de conformar un partido político, con la reforma una organización puede realizar dicha intensión cada seis años, es decir, después de cada elección presidencial. Esa reforma tuvo dedicatoria, y fue evitar que el movimiento encabezado por Andrés Manuel López Obrador conformara un nuevo partido político. Este hecho ratifica que la crisis al interior del PRD de 2009 no fue para nada casual. Con dicha reforma se puede formar un nuevo partido político en el año 2013, y de no conformarse se formará hasta el año de 2019, es decir, después de la elección presidencial de 2018. La reforma del artículo 28 es un gravísimo retroceso político, que tiende a instaurar el bipartidismo a la usanza estadounidense.

El fraude electoral al paso del tiempo ha sido perfeccionado, ya no se realiza única y exclusivamente sobre la base de la creación de distritos electorales ad hoc, como la división electoral gerrymander, éste es mucho más complejo, pues el fundamento del fraude electoral consiste en: violar legalmente la ley. Entre las variables del fraude electoral del proceso de 2009 también se encuentran las SEI.

Con la clasificación de las secciones electorales a partir de su fundamento legal y por el rango de lista nominal permiten observar las irregularidades que permanecen enmascaradas con otro tipo de clasificaciones, cual espectros que deambulan, lo que no se distingue claramente, pero que al final dejan sus huellas: el fraude electoral.

El IFE minimiza estos hechos al hablar de “secciones fuera de rango”, con ello se justifican las llamadas “mega casillas”, las “macro casillas” y las “supermanzanas”, pero, ¿cuáles son las implicaciones de éstas?

 

1.    la asignación de un número mayor de recursos tanto humanos como económicos,

2.    la sobrerepresentación del voto en la sección electoral con consecuencias a nivel distrito y circunscripción,

3.    el sobreempadronamiento en la sección electoral,

4.    el empadronamiento de posibles falsos electores,

5.    el desalentar la emisión del voto del electorado al instalarse casillas retiradas del domicilio del elector,

6.    la programación de un número mayor de casillas a instalar en la sección electoral con la consiguiente distribución de boletas electorales,

7.    posible “distribución de boletas electorales” extraoficialmente,

8.    posible “reserva de boletas” para los operativos del fraude electoral.

 

Como queda demostrado el “fuera de rango” da origen a la relación saturación del electorado / déficit seccional, a la vez de ser un tecnicismo que enmascara la violación de la ley, lo que equivale a violar legalmente la ley, cuya finalidad es exonerar de toda responsabilidad a las autoridades electorales. Por tales razones, es más apropiado hablar de Secciones Electorales Irregulares (SEI) en lugar de “secciones fuera de rango”. Las SEI no se deben única y exclusivamente al “crecimiento natural de la población”; al no cumplirse el artículo 155 del COFIPE vigente desde 1999, y con la reforma electoral de 2007-2008 pasó a ser el artículo 191, el cual regula el crecimiento del electorado, se está ante un posible crecimiento inducido del electorado en la sección electoral, lo que implica que a las SEI se les han dejado crecer en forma “natural” al libre crecimiento demográfico con fines específicos. Sobre la base del artículo 192 del COFIPE en 2003, hoy artículo 239, las secciones con más de mil 500 electores, de ser una excepción han pasado a ser la norma en gran parte de los 300 distritos electorales en que se encuentra dividido el territorio nacional.

¿El IFE y el RFE desconocen que en 15 años la lista nominal creció 31 millones de electores? ¿Por qué se han priorizado el incremento de las casillas contiguas y extraordinarias en lugar de crear secciones electorales, cuando al año la lista nominal se incrementa en promedio dos millones 116 mil 115 electores? ¿El déficit seccional tiene fines específicos? ¿Las “secciones fuera de rango” constituyen un delito? ¿El actual artículo 239 del COFIPE sienta las bases al fraude electoral?

Al analizar el sistema de mayoría Giovanni Sartori reflexionó sobre algunas de las irregularidades que se dan en éste: Al facilitar algo, se hace que ocurra...Lo que no se desalienta de hecho está siendo alentado[8]. Con el “crecimiento natural de la población” se alienta la presencia de las SEI, sentado así las bases al fraude electoral.

El fraude electoral se realiza por y desde el poder, tanto el PAN como el PRI lo realizan, el antídoto es la participación masiva, pues el fraude electoral al ser una acción premeditada tiene un límite de acción.

Es una falacia decir que si gana el PRI retornará el autoritarismo, no por que el PRI no sea autoritario, sino porque el PAN es tan autoritario, o incluso más, que el PRI. Es en los regímenes panistas donde se han operado el mayor número de crímenes debido a los “daños colaterales” producto de la “guerra” contra el narcotráfico. El PAN ha establecido prácticamente un Estado de excepción, un “Estado fascistoíde”. La entrega de la presidencia en el 2000 al PAN fue una acción concertada desde Washington, que responde a esa lógica.

El peligro contra México es la oligarquía autóctona y extranjera que entre sus expresiones políticas se encuentra tanto el PAN como el PRI. En el caso de las partidos de las “izquierdas”, es la izquierda ad hoc que la oligarquía requiere para legitimar sus sistema de dominación.

AMLO daría un respiro a nuestra Nación, pero no lo es todo, mientras el pueblo mexicano no retome su destino en sus manos la oligarquía, tanto autóctona como extranjera, seguirá imponiendo su sistema de dominación enmascarado de “democracia”.

La ecuación para ganar la elección presidencial: uno más cuatro por cinco millones, no es adecuada, pues, se debe partir del universo de los electores que conforman las secciones electorales, y, por tanto las casillas a instalar. Así se observa, y la gran mayoría de las casillas electorales tienen una lista nominal  hay secciones con una lista nominal de 50, 100...800...1500 y hasta 20 mil electores, en las cuales, si la elección presidencial es de dos candidatos, se debe obtener el 55% de los votos; si la elección se decide entre tres candidatos, se debe obtener para ganar la elección presidencial el 35% de la votación. Pongamos el primer caso en una sección con un listado nominal de 100 electores, en una participación del 60%, votarían 60 electores, por tanto se debería obtener 33 votos; en una sección con 20 mil electores, en un escenario del 60% de participación, votarían 12 mil electores, se debería obtener seis mil 600 votos. Por tanto, la ecuación uno más cuatro por cinco millones no es operante, pues cada sección electoral tiene sus propias características, las cuales deben tenerse presentes. Las cuentas alegres no pueden, ni mucho menos, deben sustituir a la estrategia plasmada en un plan de acción.



[1] IFE, Geografía electoral y características del registro federal de electores, p. 1, http://www.ife.org.mx/docs/Internet/FAQ/Docs_ES_PDF/nueva-geografia-electoral.pdf. Fecha de consulta: 13/mayo/2009.

[2] IFE, Gaceta Electoral 98, Acuerdo del consejo general del Instituto Federal Electoral por el que se instruye a los presidentes de los consejos distritales verificar las acciones de reposición, integración a los paquetes de casilla y control de boletas electorales complementarias.- CG139/2006, p. 859http://www.ife.org.mx/portal/site/ifev2/SesionesCG/?vgnextoid=491ec2ae8d65e010VgnVCM1000002c01000aRCRD . Fecha de consulta: 2 de diciembre de 2010.

[5] Ibídem.

[6] IFE: INFORME SOBRE EL PROCEDIMIENTO DE UBICACIÓN DE CASILLAS QUE SE INSTALARÁN EN LA JORNADA ELECTORAL DEL 1º DE JULIO DE 2012, mayo de 2012.

[7] IFE, Codigo Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, y otros ordenamientos electorales, México, IFE, 1999, p. 25

[8] Sartori, Giovanni, Ingeniería constitucional comparada, una investigación de estructuras, incentivos y resultados, México, FCE, 2000, p. 89.

Acciones de Documento